Chilenos crean aislante térmico en base a avena

aislante de avena aislante termico avena chilenos

Chilenos crean aislante térmico en base a avena

  El Colchón Radicular (CR) no utiliza productos sintéticos ni derivados del petróleo. Si un poliestireno expandido se quema en tres segundos, el CR lo hace en una hora.  El Colchón Radicular (CR) es una fibra a base de raíces obtenidas de granos de avena que dos chilenos han desarrollado como una alternativa fiable y sustentable para la industria de la construcción.  El CR no requiere de productos sintéticos o derivados del petróleo para su elaboración; es por eso mismo que es mucho más resistente al fuego que otros materiales convencionales. Para verificar esto, el material fue sometido a pruebas de combustión realizadas en conjunto con el Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, ubicado en la zona sur de Chile.  Hace siete años, los chilenos Roberto García y Rodrigo Cancino, comenzaron a elaborar el CR con miles de raíces que se entrecruzan entre sí, las que formaban una gran red. Después de estudiar las propiedades de la avena determinaron que era un formidable material de construcción sustentable, además de un aislante térmico y acústico, según afirmó comunicado de la Fundación Imagen de Chile. “Este proceso de cultivo no necesita ningún tipo de maquinaria y demora un máximo de 15 días en estar listo para su uso, por lo que la huella de carbono disminuye muchísimo y el gasto de agua es mínimo, por esta razón es que nosotros decimos que la naturaleza es nuestra fábrica”, explicó García, en conferencia de prensa convocada por la fundación.  A su vez Cancino en la misma conferencia graficó que “el plumavit (poliestireno expandido) se quema en tres segundos, la fibra de vidrio en 15 segundos, el poliuretano en un minuto, la madera en 20 minutos y el Colchón Radicular en una hora”.  El CR está patentado en Chile, Estados Unidos y la Unión Europea. El siguiente paso será introducirlo en el mercado internacional bajo el sello de la empresa Rootman, especializada en la fabricación de insumos naturales.

El Colchón Radicular (CR) no utiliza productos sintéticos ni derivados del petróleo. Si un poliestireno expandido se quema en tres segundos, el CR lo hace en una hora.

El Colchón Radicular (CR) es una fibra a base de raíces obtenidas de granos de avena que dos chilenos han desarrollado como una alternativa fiable y sustentable para la industria de la construcción.

El CR no requiere de productos sintéticos o derivados del petróleo para su elaboración; es por eso mismo que es mucho más resistente al fuego que otros materiales convencionales. Para verificar esto, el material fue sometido a pruebas de combustión realizadas en conjunto con el Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, ubicado en la zona sur de Chile.

  El Colchón Radicular (CR) no utiliza productos sintéticos ni derivados del petróleo. Si un poliestireno expandido se quema en tres segundos, el CR lo hace en una hora.  El Colchón Radicular (CR) es una fibra a base de raíces obtenidas de granos de avena que dos chilenos han desarrollado como una alternativa fiable y sustentable para la industria de la construcción.  El CR no requiere de productos sintéticos o derivados del petróleo para su elaboración; es por eso mismo que es mucho más resistente al fuego que otros materiales convencionales. Para verificar esto, el material fue sometido a pruebas de combustión realizadas en conjunto con el Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, ubicado en la zona sur de Chile.  Hace siete años, los chilenos Roberto García y Rodrigo Cancino, comenzaron a elaborar el CR con miles de raíces que se entrecruzan entre sí, las que formaban una gran red. Después de estudiar las propiedades de la avena determinaron que era un formidable material de construcción sustentable, además de un aislante térmico y acústico, según afirmó comunicado de la Fundación Imagen de Chile. “Este proceso de cultivo no necesita ningún tipo de maquinaria y demora un máximo de 15 días en estar listo para su uso, por lo que la huella de carbono disminuye muchísimo y el gasto de agua es mínimo, por esta razón es que nosotros decimos que la naturaleza es nuestra fábrica”, explicó García, en conferencia de prensa convocada por la fundación.  A su vez Cancino en la misma conferencia graficó que “el plumavit (poliestireno expandido) se quema en tres segundos, la fibra de vidrio en 15 segundos, el poliuretano en un minuto, la madera en 20 minutos y el Colchón Radicular en una hora”.  El CR está patentado en Chile, Estados Unidos y la Unión Europea. El siguiente paso será introducirlo en el mercado internacional bajo el sello de la empresa Rootman, especializada en la fabricación de insumos naturales.

Hace siete años, los chilenos Roberto García y Rodrigo Cancino, comenzaron a elaborar el CR con miles de raíces que se entrecruzan entre sí, las que formaban una gran red. Después de estudiar las propiedades de la avena determinaron que era un formidable material de construcción sustentable, además de un aislante térmico y acústico, según afirmó comunicado de la Fundación Imagen de Chile. “Este proceso de cultivo no necesita ningún tipo de maquinaria y demora un máximo de 15 días en estar listo para su uso, por lo que la huella de carbono disminuye muchísimo y el gasto de agua es mínimo, por esta razón es que nosotros decimos que la naturaleza es nuestra fábrica”, explicó García, en conferencia de prensa convocada por la fundación.

A su vez Cancino en la misma conferencia graficó que “el plumavit (poliestireno expandido) se quema en tres segundos, la fibra de vidrio en 15 segundos, el poliuretano en un minuto, la madera en 20 minutos y el Colchón Radicular en una hora”.

El CR está patentado en Chile, Estados Unidos y la Unión Europea. El siguiente paso será introducirlo en el mercado internacional bajo el sello de la empresa Rootman, especializada en la fabricación de insumos naturales.


Publicación más antigua Publicación más reciente


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados